Las próximas subidas de impuestos de Rajoy: sociedades, tabaco y diésel

El Plan Presupuestario de 2017 que el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy entregó en octubre a la Comisión Europea contemplaba que, sin medidas adicionales, el déficit público bajará al 3,6% del PIB el próximo año. Por lo tanto, el nuevo Ejecutivo deberá aplicar un ajuste adicional de 5.000 millonespara que los números rojos se sitúen al 3,1%que exige la Comisión Europea. Las medidas pueden adoptarse por el lado de los ingresos o de los gastos. Y Hacienda ya ha empezado a trabajar en un ajuste impositivo.

El Ejecutivo baraja un aumento de la fiscalidad sobre el diésel, que contaría con el visto bueno de Bruselas

Descartado cualquier incremento del IRPF, el Gobierno plantea modificar el impuesto sobre sociedades para elevar la recaudación. No se contempla elevar el tipo nominal del 25% que el primer Gobierno de Mariano Rajoy redujo. La idea es reducir los beneficios tributarios y endurecer las condiciones fiscales para las grandes empresas. Sin mayoría en el Congreso, el Ejecutivo de Rajoy entiende que elevar la aportación fiscal de las grandes empresas sería bien recibido por el PSOE y por Ciudadanos. De hecho, el pacto que firmaron PP y la formación de Albert Rivera contemplaba “reformar en profundidad el impuesto de sociedades para cerrar agujeros, mejorar el control y recaudar más sin subir los tipos nominales de este impuesto, con el objetivo de aproximar los tipos efectivos de las grandes empresas a los nominales”.

El PSOE y Podemos también propusieron medidas para elevar los impuestos a las grandes empresas. Por lo tanto, hay un amplio margen de acuerdo. Entre otras medidas, se plantea modificar la actual exención por las plusvalías obtenidas por filiales en el extranjero y, que según han denunciado los inspectores de Hacienda y Ciudadanos, permite a las multinacionales lograr grandes beneficios sin tributar por ellos.

Hacienda también estudia la posibilidad de aplicar nuevas restricciones en la compensación de bases imponibles negativas. Por otra parte, este mes entró en vigor la recuperación de un tipo mínimo en los pagos fraccionados del impuesto sobre sociedades. Se trata de una medida de urgencia que adoptó Hacienda ante la caída de la recaudación que originó, precisamente, la retirada a partir de enero de un gravamen mínimo en los anticipos a cuenta. En el pago fraccionado de octubre, las empresas que facturan más de diez millones deben abonar al fisco como mínimo el 23% del resultado contable y, en el caso de las entidades financieras, el porcentaje aumenta al 25%. El Gobierno espera recaudar 8.300 millones de euros.

( fuente ; cinco dias )

Deja un comentario